Traed madera!

Proceso: La planta de reciclaje

 

El carácter voluminoso de los residuos de madera y su gran dispersión, son factores que hacen muy costoso su traslado a los centros de tratamiento, y que obligan a que éstos centros se sitúen cerca del origen de los residuos, generalmente, los cinturones industriales de las grandes ciudades.

Gracias a esta proximidad, las empresas pueden depositar sus residuos de madera en los centros de reciclaje por sus propios medios o contratar un servicio de recogida con contenedores con un coste sensiblemente inferior al de su depósito en el vertedero.

Para que, una vez en el centro, la madera recuperada sea apta para su transporte a destino y posterior re-utilización, ésta debe ser clasificada, limpiada, triturada y tamizada hasta lograr un producto final de tamaño homogéneo: La astilla.

El proceso consta de las siguientes etapas:
 
 

1- Separación y acumulación en origen. Recogida con contenedores, transporte y recepción en la planta de tratamiento

2- Clasificación por tipos de residuo y destino del material. Limpieza de contaminantes no férricos (cartón, plástico, cristal, escombros, moqueta, etc.)

3-
Pre-trituración  y primera separación magnética de metales férricos. Astillado  y segunda separación magnética de metales férricos

4- Cribado y separación de finos (serrín) y gruesos (reintroducidos al proceso). Carga de la astilla en camiones trailer y transporte a destino final